Aprender inglés: Obligación y oportunidad.

Carlos está cursando su último ciclo y no habla inglés. Fernanda, por otro lado, ya egresó de la universidad, y se encuentra practicando en una empresa que está evaluando contratarla, pero requieren que obtenga el grado de bachiller. Fernanda, al igual que Carlos, tiene un nivel muy básico del idioma. Lo más probable en estas dos breves historias, es que Carlos no logre graduarse, y que Fernanda pierda la oportunidad laboral que le están ofreciendo, ambos por no cumplir con el requisito del idioma para obtener el grado de bachiller.

Este escenario se ha vuelto muy común hoy en día. El problema radica en que se está viendo el aprendizaje del inglés como un medio y no como un fin. Es decir, “aprender” inglés para saltar la valla reglamentaria. Hacer el esfuerzo para cumplir el requisito. No importa si no llego a comunicarme en inglés, o si no puedo redactar un e-mail correctamente.

Bajo esa premisa, muchos jóvenes buscan la forma más rápida para obtener esa constancia que acredite cumplir con el idioma requerido para graduarse, el programa menos exigente o el profesor más condescendiente. Cambiar este paradigma pasa por entender que el dominio del inglés, hoy por hoy, es una competencia estratégica para la inserción laboral y el ascenso profesional. Es la llave que abrirá un cúmulo de oportunidades para postular a una beca fuera del país o, quizá, lograr cerrar ese negocio con clientes extranjeros. ¿Estás preparado para estas oportunidades?

Aprender inglés: Obligación y oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba